Fruti-curiosidades: la fruta que representa a cada Casa de “Juego de Tronos”

Frutas Juego de Tronos 19¡Atención: contiene spoilers del 07×06! Hoy es un día aciago para los fans de Juego de Tronos, que lloran sin consuelo a uno de sus personajes más carismáticos: el impresionante dragón Viserion, convertido en el más bello zombie por el inclemente Rey de la Noche. Ojalá pudiéramos devolver el fuego a esas enormes alas doradas; pero ya sabéis que lo nuestro es recolectar las frutas y verduras más frescas de Poniente. Y como pequeño homenaje fruticolista a la “Canción de Hielo y Fuego“, hoy vamos a asignar nuestras mejores frutas a cinco de las casas más importantes de la saga. Porque en el universo de George R. R. Martin no hay lugar para la ternura; pero siempre hay tiempo para un buen bocado. Entre batallas, traiciones y oscuros romances se va tejiendo una fascinante trama salpicada de guiños culinarios que saben a promesas envenenadas y dulces venganzas.

Frutas Juego de Tronos 5Casa Targaryen: descendientes de la nobleza valyria, son los legítimos descendientes del Trono de Hierro. La impetuosa Daenerys de la Tormenta está decidida a reclamar lo que le pertenece a sangre y fuego; pero también tiene una debilidad confesa. Y no hablamos de su “sobrino” Jon Snow (que también), sino de sus tres preciosos “hijos”:

via GIPHY

Si tuviéramos que asignarle una fruta, sin duda alguna sería el aguacate, que además nos recuerda (¡y mucho!) a sus adorados huevos de dragón. Duro y áspero por fuera; pero tierno bajo la coraza. Además, los ácidos Omega-3 que contiene son grandes aliados para los tormentos de Daenerys, y para todos aquellos por cuyas venas también corre la sangre de dragón: reducen la agresividad, evitan la ansiedad y ayudan a conciliar el sueño.

Casa Stark: los recios y honorFrutas Juego de Tronos 6ables hijos del invierno reinan en el Norte, territorio inhóspito y lleno de trampas. Sólo las frutas más fuertes sobreviven a tan severo clima, y por eso a los Stark les hemos reservado la manzana, superviviente frutícola por excelencia. Es una de las frutas más queridas (al igual que ellos), y tiene tantas variedades como lobos hay en Invernalia. Esa mezcla entre acidez y dulzura va muy bien con el carácter de los Stark -que pueden ser tan vengativos como Arya y tan compasivos como Jon; tremendamente fríos como Bran o cálidos como Robb-, y su riqueza en antioxidantes les da un extra de fuerza para plantar cara a los gélidos vientos del invierno y al implacable ejército de Caminantes Blancos.

via GIPHY

Frutas Juego de Tronos 7Casa Lannister: ellos “siempre pagan sus deudas”, pero su voraces apetitos son insaciables. Adictos al poder y al buen vino, nos lo han puesto muy fácil para encontrar la fruta que lleva su apellido: es la uva, por supuesto. El fruto de la vid es uno de los cultivos más antiguos del mundo, la quintaesencia de la cultura mediterránea, y es tan complejo como los leones de Roca Casterly. Hay uvas dulces y delicadas como la Moscatel, que nos recuerdan a la Lannister menos despiadada -Myrcella-; y uvas vinícolas tan explosivas y temperamentales como la Pinot Noir (algo así como la Cersei de las uvas). Los Lannisters llevan con mucha dignidad ser los más odiados de la saga, aunque hay quienes no pueden evitar sucumbir a su hipnótico rugido:

via GIPHY

Frutas Juego de Tronos 9Casa Tyrell: los extintos señores del Dominio gozaron del territorio más fértil de Poniente… hasta que “las lluvias de Castamere” cayeron sobre ellos. Ni siquiera la admirable astucia de Olenna Tyrell la libró de la “justicia de la reina”, aunque mantuvo su carisma intacto hasta el final. En Altojardín eran muy dados a dejarse llevar por los placeres terrenales, así que hemos pensado que no podrían resistirse a uno de nuestros jugosos paraguayos. O a una de nuestras platerinas, la X-Fruit más deseada de los Siete Reinos.

via GIPHY

Frutas Juego de Tronos 8Casa Martell: los apasionados y temerarios gobernantes de Dorne corrieron el mismo destino que los Tyrell. “Nunca doblegados, nunca rotos”; pero sí vencidos. Aun así no podemos olvidar el incontestable atractivo de Oberyn Martell, la Víbora Roja; ni el fervor guerrero de las Serpientes de Arena. Para ellos hemos guardado nuestras nectarinas y melocotones, tan cálidos y voluptuosos como los dornienses. Aunque no hay que fiarse de su piel aterciopelada, que puede ser un arma de doble filo: contiene una proteína que provoca reacciones alérgicas muy potentes. Casi casi como el veneno que tan bien manejaban los Martell… ¡que se lo digan a Pedro Pascal!

via GIPHY

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *